Nuestra primera colmena

Nuestra primera colmena

Nuestra primera colmena

Han pasado unos cuantos días, pero os quiero contar que por casualidad (o causalidad, más bien) hemos puesto una colmena en el bosque.

Todo empezó en semana santa, cuando fuimos a monsagro, un bonito pueblo de la sierra de salamanca donde nació mi madre. Allí visitamos una casita de pizarra en el monte donde mi abuelo (y antes su padre) cuidaba de unas cuantas colmenas hechas de corcho de alcornoque que ahora están sin uso. Al verlas, con sus más de 100 años de historia, decidí traer dos para la madriguera de tomaso. Y es que son bonitas para decorar simplemente. Pero me picaba el gusanillo, imaginando que nosotros podríamos tener miel en casa.

Historia de nuestra colmena

En mayo, apareció un enjambre de abejas en un olivo al lado de los columpios donde suelen jugar mis hijos, y toda la escuela se acercó a verlo. El primer trimestre del curso habían trabajado como proyecto las abejas, así que estaban emocionados al encontrarlo.  En esas fechas, como nos explicaron las maestras, se suele dar la enjambrazón, o migración de una abeja reina acompañada de su gran séquito para formar una nueva colmena. Parece que ella se había posado en el olivo y allá estaban unas 5.000 abejas alrededor. Casi nada!

Enjambre en el olivo

Enjambre en el olivo

Por suerte, un apicultor del pueblo se acercó a ver el enjambre y trasladar las abejas a un lugar más seguro para todos. Así que se puso uniforme, les echó humo para atontarlas primero, y luego se acercó al enjambre, cogió un montón de abejas con las manos y lo depositó en el cajón. Ahí debía estar la reina, porque poco a poco fueron migrando las abejas que quedaban en el árbol al cajón. Al atardecer ya estaban instaladas dentro.

El apicultor no quería llevárselas, así que la ocasión la pintan calva. Transportamos la colmena a Eraul, a un lugar en el bosque donde hace años ya había otras colmenas. Resguardado del frío y cerca del río. Gracias a un vecino y veterano apicultor, pudimos ubicarlas y ahora hemos ampliado a dos cajones. Y es que otro enjambre se había instalado en casa de un vecino. Creo que el mundo de las abejas es muy complejo. Su supervivencia es un desafío que os contaremos más adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s